Cómo calcular el precio del coche con impuestos

precio coches con iva

Hoy día para saber lo que cuesta un coche hace falta una calculadora, el precio tiene tantos componentes que a veces uno puede volverse loco. Vamos a ver en qué se desglosa el coste del coche, los impuestos y ver formas de ahorrar dinero con ellos, si es que es posible.

El fabricante nos cobra el precio franco fábrica y el transporte al concesionario, esa es la base imponible de los impuestos. Hasta aquí el Estado no ingresa un céntimo. Cuando compramos un coche nuevo pagamos dos impuestos: IVA e impuesto de matriculación (IM), después tendremos que abonar el impuesto de circulación.

Impuesto de valor añadido (IVA)

El IVA que se aplica a los coches es el 21% al ser “bienes de lujo”. La única forma de obtener una rebaja de este impuesto, que pasa a ser del 4%, es matricularlo a nombre de un minusválido o que esté adaptado para transportar a un minusválido con silla de ruedas. El IVA se aplica sobre la base imponible.

Impuesto de matriculación (IM)

Grava los automóviles en función de sus emisiones de dióxido de carbono (CO₂) por kilómetro, un gas de efecto invernadero. A mayor emisión, más impuesto, y los de menores emisiones no pagan nada. Se aplica sobre la base imponible, independiente del IVA.

Los tramos del impuesto son los siguientes:

  • Hasta 120 gramos/km: Exentos
  • 121-160 gramos/km: 4,75% sobre la base imponible
  • 161-200 gramos/km: 9,75% sobre la base imponible
  • Desde 201 gramos/km: 14,75% sobre la base imponible

Las familias numerosas se ahorran el 50% de este impuesto, y los matriculados a nombre de minusválidos o que transporten una silla de ruedas están exentos totalmente. La minusvalía debe ser del 33%, movilidad reducida. Algunas versiones muy concretas de un modelo están pensadas para pagar menos impuestos.

Por ejemplo, si el modelo X emite 161 gramos/km, tiene una versión especial que consume menos combustible (la relación en consumo y emisiones es proporcional) y paga menos impuestos, de un 9,75% a un 4,75%. También se puede ahorrar en el impuesto usando combustibles alternativos, si nos encontramos cerca del límite.

Otro ejemplo, el modelo Y emite 129 gramos/km, pero si está adaptado para funcionar con gas las emisiones bajan, y al quedar por debajo de 120 gramos/km ya no paga el impuesto. Lógicamente la adaptación para utilizar otro combustible cuesta dinero, así que hay que valorar esto y otras cuestiones.

Impuesto de circulación

Este impuesto se paga todos los años en el ayuntamiento donde estemos empadronados. Según Automovilistas Europeos Asociados las diferencias entre municipios pueden llegar al 300%, de modo que mucha gente paga el impuesto en otro municipio distinto al de su residencia o trabajo.

Las empresas de alquiler han convertido esto en un arte, pues hay pueblos que tienen un número desproporcionado de coches en relación a su población, y evidentemente por el pueblo no se ve a esos coches. A diferencia del impuesto de circulación, no se paga en función de las emisiones.

El impuesto de circulación se calcula en función de la potencia fiscal, que varía en función del número de cilindros del motor, diámetro y carrera del pistón en milímetros y los tiempos (cuatro en el caso de un coche). Por eso el impuesto aumenta cuanto mayor es la cilindrada del motor o el número de cilindros.

Entendamos esto con un ejemplo. Supongamos dos coches que cuestan exactamente lo mismo, aplicando el IVA y el IM. Si uno tiene 5 cilindros y el otro tiene 4, la potencia fiscal no será igual, tampoco el impuesto de circulación que tengan que pagar. Por eso, cuantos menos cilindrada o cilindros, mejor.

Como la fórmula para obtener la potencia fiscal es un poco farragosa y requiere una calculadora científica, mejor os enlazo una calculadora de potencia fiscal que facilita las cosas.

Impuesto de hidrocarburos

Cada vez que vamos a una gasolinera estamos abonando impuestos. El precio del combustible en España es fundamentalmente impuestos, lo que menos afecta es el precio del barril de petróleo. Gasolina y gasóleo pueden variar tanto por el impuesto como por las fluctuaciones del mercado petrolífero.

Con los combustibles alternativos esto no es exactamente así. Por ejemplo, el gas licuado de petróleo tiene el impuesto de hidrocarburos congelado hasta 2018, es decir, no podrá subir. Debido al mercado el PVP subirá o bajará, pero en menor medida que gasolina y gasóleo. Cuanto más se gasta, más impuesto se paga, proporcionalmente.

Cómo calcular el precio del coche

Recuerda que la base imponible es el precio franco fábrica (PFF) y el transporte. Supongamos un IVA del 21% y un IM del 4,75%:

Precio = (PFF + transporte) x (1 + 0,21+ 0,0475)

En el peor de los casos el 30,75% del coche son impuestos (21% de IVA y 14,75% de IM). En el mejor de los casos, 4% (4% IVA y 0% de IM).

Ejemplo: Modelo Z, que paga un 4,75% de IM y tiene un PFF de 12.000 euros + 120 euros de transporte: (12.000 + 120) x (1 + 0,21 + 0,0475)

Si nos hacen un descuento promocional, pagaremos menos, es una práctica habitual y más con crisis. Luego puede que tengamos que pagar suplidos de matriculación al concesionario como parte de los trámites para que el coche tenga la documentación en regla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>